MINISTERIO LAICO ADVENTISTA EL TERCER ELÍAS
DE APOYO A LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA

Esta página tiene el propósito de poder lograr la unidad (Juan 17: 11, 18-21) de todos los fieles del Señor en un sólo propósito: Reflejar el carácter de Cristo en nuestras vidas, para ser vasos vivos donde el Espíritu Santo obre los designios de Dios para esta última generación, porque está por escribirse el último capítulo del gran Conflicto de los Siglos, antes de la gloriosa y próxima segunda venida de nuestro Salvador Jesucristo y debemos elegir de qué lado estaremos frente a este próximo conflicto moral y religioso.

Creemos que es tiempo ya de hablar abiertamente de un consejo del Señor a través de la sierva del Señor de mudarnos de las grandes ciudades y de las pequeñas al campo, de manera organizada, para instalar Puestos de Avanzada, según la Orden de Madison, o el modelo de Madison, para prepararnos individual y en familia para predicar el mensaje de los tres ángeles al mundo que perece en ignorancia y oscuridad.

Puedes sentirte libre de participar de este magno proyecto de compartir, ayudar y predicar que Cristo viene muy pronto.

Únete a nosotros para compartir tus experiencias, consejos, conocimientos y deseos de que sean levantados Puestos de Avanzada en todo el mundo, es nuestro deseo y es nuestra oración.
Entendemos que estamos en el mismo umbral del fin del tiempo, antes de la bienaventurada 2º venida de Jesucristo y como Elías el Tisbita y Elías el Bautista creemos que para este tiempo todos estamos llamados a dar un mensaje de arrepentimiento y juicio porque el reino de los cielos está cerca y esto es Verdad Presente:´´He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.

El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.´´ Mal. 4:5-6.

"Los que deben preparar el camino para la segunda venida de Cristo están representados por el fiel Elías, así como Juan vino en el espíritu de Elías a fin de preparar el camino para la primera venida de Cristo. Tal como Juan el Bautista al preparar a la gente para la primera venida de Cristo llamaba su atención a los Diez Mandamientos, nosotros debemos dar este mensaje no con un sonido incierto: "Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado. (Apoc. 14: 7).

La obra de Juan el Bautista, y la de aquellos que en los últimos días saldrán con el espíritu y el poder de Elías para despertar a la gente de su apatía, en muchos sentidos es la misma. Su obra es la clase de obra que debe hacerse en este tiempo. Cristo vendrá por segunda vez a juzgar al mundo con justicia.

Con el fervor que caracterizaban a Elías el profeta y a Juan el Bautista, debemos luchar para preparar el camino de la segunda venida de Cristo." EGW ¡Maranata: El Señor Viene!! La Profecía de Elías pág. 6

Si esta página Web te ha sido de bendición, compártela.

Gerardo Contreras e Ibeth Amell, siervos y colaboradores.

NUESTRO ÚNICO MENSAJE
 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,  diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.        
Apocalipsis 14: 6-12.