Audio Libros Adventistas: Si escuchar estos audio libros ha sido una bendición para usted: compártelos!!

   Este bello libro que todo adventista del 7º día debiera leer: El retorno de la lluvia tardía, del pastor Ron Duffield, es un llamado a conocer los últimos tiempos en que vivimos y preparar nuestros cuerpos para la más maravillosa obra que el Señor puede hacer en cada uno: Restaurar la imagen perdida de Cristo en nosotros por medio de su Espíritu Santo, cuando soplan tantos vientos de doctrina de este mundo que nos quieren desviar de nuestro mandato de prepararnos para el encuentro inminente con nuestro Dios y Salvador Jesucristo.

Introducción:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva1.JPG
Capítulo 4:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva5.JPG
Capítulo 8:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva9.JPG
Capítulo 12:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva13.JPG
Capítulo 16:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva17.JPG
Capítulo 1:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva2.JPG
Capítulo 5:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva6.JPG
Capítulo 9:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva10.JPG
Capítulo 13:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva14.JPG
Capítulo 17:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva18.JPG
Capítulo 2:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva3.JPG
Capítulo 6:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva7.JPG
Capítulo 10:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva11.JPG
Capítulo 14:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva15.JPG
Apéndice A
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva19.JPG
Capítulo 3:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva4.JPG
Capítulo 7:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva8.JPG
Capítulo 11:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva12.JPG
Capítulo 15:
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva16.JPG
Apéndice B
El retorno de la lluvia tardía
Diapositiva20.JPG

   Este bello libro que todo adventista del 7º día debiera leer: El retorno de la lluvia tardía, del pastor Ron Duffield, es un llamado a conocer los últimos tiempos en que vivimos y preparar nuestros cuerpos para la más maravillosa obra que el Señor puede hacer en cada uno: Restaurar la imagen perdida de Cristo en nosotros por medio de su Espíritu Santo, cuando soplan tantos vientos de doctrina de este mundo que nos quieren desviar de nuestro mandato de prepararnos para el encuentro inminente con nuestro Dios y Salvador Jesucristo.