Elena de White, sentada segunda desde la izquierda, con Percy Magan y E. A. Sutherland (parados segundo desde la izquierda y segundo desde la derecha respectivamente) y otros en el Colegio de Madison , Tennesse, USA, en 1909.

Como Adventistas del 7º Día, escuchamos con frecuencia frases como: “El fin viene, la ley dominical viene: qué debo hacer?” tal vez nunca escuchaste sobre los puestos de avanzada desde los púlpitos adventistas, pero es una verdad claramente revelada en los Testimonios de la hna. Elena de White: ella escribió abundantemente sobre LOS PUESTOS DE AVANZADA.
En primer lugar deseamos definir el concepto: Un puesto de avanzada es un término militar usado para un propósito definido: conquistar una ciudad; puede usarse este vocablo como un grupo de soldados que se adelantan, anticipa o aparecen en primer término para examinar al objetivo; también es usado el término de “Avanzada” cuando el General ordena que una avanzada emprendiera la marcha un tiempo antes que el grueso del ejército para la gran batalla. También puede ser usada esta palabra para designar una partida de soldados destacada para observar al enemigo u objetivo con el fin de precaver sorpresas.

Esta similitud es usada por EGW para llamar al último ejército de Dios para prepararse para el evangelismo en la batalla final.

Las características de estos puestos de avanzada eran varias: debían ser colocados en lugares estratégicos, de fácil acceso a la ciudad y poseer recursos que sirvieran a los que estarían en ese puesto de avanzada, como ser agua y alimento a ser posible, ya que el sitio o permanencia podría alargarse más tiempo del previsto; podía constar de construcciones sencillas, como ser barracones para los soldados, porque su finalidad era temporal y desde allí monitorear los movimientos que sucedían en la ciudad, antes que el grueso del ejército.
Para lograr entender esta nueva luz dada a la hna. White, sobre los puestos de avanzada, es indispensable comprender la naturaleza real del conflicto del bien contra el mal para esta generación, ya que esto reviste una importancia suprema en nuestras decisiones personales.
Luego que la mensajera del Señor haya recibido nueva luz del cielo para el pueblo de Dios sobre un tema de tanta importancia como es la educación, ella escribe:
“El Señor nos ha indicado repetidamente que debemos trabajar en las ciudades desde puestos de avanzada ubicados fuera de ellas…” DCC 30.3
“Hay que trabajar en favor de las ciudades desde puestos de avanzada. El mensajero de Dios dijo: ‘¿No serán amonestadas las ciudades? Sí; pero no por el pueblo de Dios que viva en ellas, sino mediante sus visitas realizadas para advertirlas de lo que acontecerá en la tierra”. Ev 61.5
“Debemos ser prudentes como serpientes y sencillos como palomas en nuestros esfuerzos por adquirir propiedades a bajo precio en el campo, y desde esos puestos de avanzada debemos trabajar las ciudades”. 

DCC 30.4

¿Qué significa este mensaje?: a comienzos de la década de 1870 la mensajera del Señor recibe las primeras visiones sobre un tema que no se había hablado antes: la Educación.
Si concebimos que nuestra civilización es occidental y cristiana, debemos suponer que cuando se dice “occidental” está diciéndose “romana”, y cuando se dice “cristiana” se está refiriendo a ser “católica”. Nuestra civilización que nació en Europa tuvo sus orígenes en los restos que quedó del imperio romano y los césares: las leyes, la religión, la cultura, y la educación, entre otros…, por eso cuando nos referimos a ser educados o estudiar nos estamos refiriendo a superar nuestra ignorancia en campos de las ciencias, las artes y los oficios, para obtener logros intelectuales, éxito temporal o cultivar una conducta correcta, estimulando el desarrollo de lo bueno y noble que existe en el hombre por naturaleza, para poder conseguir un mejor trabajo, un mejor salario y así poder sustentarnos a nosotros y a los nuestros.

Pero al Pueblo de Dios al fin del tiempo, el Señor le ha revelado que la Educación es mucho más que eso: el objetivo de la educación es la redención.
El Señor reveló que la educación debe servir para restaurar en el hombre la imagen perdida de la perfección del carácter de Dios en él. La educación, pág. 13.
Para lograrlo el hombre debía seguir estos cuatro pasos:
1) Considerar la naturaleza del hombre
2) El propósito de Dios al crearlo

3) El efecto del pecado en el y en el mundo.
4) El método de Dios o la Escuela de Dios.
El propósito fundamental y constante es la conversión de los estudiantes, restaurar la imagen de Cristo en los que han sido puestos bajo su cuidado.
El propósito principal de esta nueva luz para el pueblo adventista era: educar a maestros y alumnos para proclamar el mensaje del tercer ángel.

“La verdadera educación es una preparación para ser misionero. Todo hijo e hija de Dios está llamado a ser misionero; se nos llama a servir a Dios y a nuestros semejantes, y el objeto de nuestra educación debe ser capacitarnos para este servicio”.MC 307.1
Un concepto completamente nuevo que la hna. White recibe del Señor trae una misión diferente: debemos educar en el ámbito físico, mental y espiritual, ella exaltó la santidad del cuerpo y la necesidad de poner los apetitos y las pasiones bajo el control de una conciencia informada e iluminada.

                                         La Escuela de Dios

“Oímos hablar mucho de educación superior en el sentido en que el mundo considera este asunto. Pero los que no conocen la educación superior, tal como fue enseñada y ejemplificada en la vida de Cristo, ignoran lo que es. La educación superior implica conformidad con el plan de salvación. Implica la experiencia de contemplar diariamente a Jesús y de colaborar con Cristo para la salvación de los que perecen… Ahora es el momento de trabajar.

El fin de todas las cosas se acerca; la noche viene cuando nadie puede obrar. Esta noche está más próxima de lo que algunos suponen. Exalten al Hombre del Calvario frente a los que viven en pecado. Mediante la pluma y la voz trabajen para disipar las falsas ideas que han tomado posesión de las mentes de los hombres con respecto a la educación superior.
A cada obrero Cristo ordena: "Vayan hoy a trabajar a mi viña para gloria de mi nombre". Presenten ante un mundo cargado de corrupción la bendición de la verdadera educación superior. Cada creyente debe irradiar luz. Al cansado, cargado, desanimado y perplejo se le debe señalar a Cristo, la fuente de toda vida y fortaleza espiritual. . . Busquen la educación superior que es plena conformidad con la voluntad de Dios, y seguramente van a recibir la recompensa que produce el aceptarla. Si a cada hora se ubican ustedes donde pueden recibir las bendiciones de Dios, el nombre del Señor será magnificado por medio de sus vidas.”

Carta 102 , del 8 de junio de 1909, a E. A. Sutherland y P. T. Magan, ex educadores en Battle Creek y Berrien Springs, pero en ese momento maestros de la escuela de Madison, Tennessee.

“Dios me ha revelado a mí que estamos en peligro positivo de poner en nuestra obra educativa costumbres y modas que imperan en las escuelas del mundo. Si los maestros no están vigilados en su trabajo, van a colocar sobre el cuello de sus estudiantes yugos mundanos en vez del yugo de Cristo.

El plan de escuelas que debemos establecer en estos últimos años de trabajo es de un orden completamente diferente de los que hemos instituido en el pasado.” SpTB11 28.1.
“Por esta razón, Dios nos empuja a establecer escuelas lejos de las ciudades, donde, sin estorbo ni impedimento, podamos continuar la obra de educación en los planes que están en armonía con el solemne mensaje que se nos ha  comprometido a nosotros para con el mundo. Una educación como esta puede ser mejor elaborada donde hay tierras para cultivar, y donde el ejercicio físico tomado por los estudiantes puede ser de tal naturaleza como para desempeñar una parte valiosa en su formación del carácter, y para adaptarlos para ser útiles en los campos a los que irán.” SpTB11 28.2 

El eje de apoyo de la reforma educacional era la diferencia decisiva entre “la educación convencional y la perspectiva de la educación cristiana a la luz del tema del gran conflicto.”

Ante la triste situación en que se había sumido la iglesia adventista con respecto a los consejos de no tomar el molde del mundo para formar futuros evangelistas para la misión, la hna. White recibe del cielo la orden de formar una nueva Orden de Educación, una escuela con dos pastores que serían asignados para ser los fundadores de este novedoso proyecto, los pastores E. A. Sutherland y P. T. Magan.

A diferencia de todas las escuelas adventistas levantadas en el pasado,  y en

el futuro, hasta nuestros días, esta escuela adventista tiene características que la convierten en única y por ello los dirigentes adventistas, hasta el día de hoy, nunca aceptaron, patrocinaron y aportaron a este proyecto, inspirado por Dios, que tenía como único objetivo, devolver la imagen de Cristo en el hombre y la mujer, perdida por el pecado y hacerlos aptos para la predicación del mensaje de los tres ángeles.
Las principales características que poseía esta escuela podemos resumirlas así:
1) No debía ser puesta bajo la dirección de la administración adventista, bajo ningún concepto.
2
) Debía ser levantada con los aportes y ofrendas de los mismos hermanos adventistas y todo aquel que deseara ayudar.

3) Debía estimularse a los hermanos adventistas a que ellos buscaran aportes de otras personas que deseaban una mejor educación para sus hijos para ayudar a la escuela de Madison.
4) Debía ofrecer educación gratuita a sus estudiantes
5) Debía generar sus propios recursos económicos, para su mantenimiento, instalando industrias varias en su recinto.
6) Los profesores, como los alumnos, tenían igualdad de condiciones, derechos y privilegios. 
7) La agricultura debía ser su primera actividad, y esta era practicada tanto por los profesores, como por los alumnos.
8) La educación se centraba en el aspecto integral del alumno: espíritu, alma y cuerpo y no en obtener meros logros académicos.
9) Alumnos, como profesores, lejos de la ciudad y en contacto con la naturaleza y con La Palabra debían ser preparados para abrir nuevas escuelas, que luego serían llamadas de la “Orden de Madison”, esto era: diferentes a la educación dada por el mundo a estudiantes adventistas del 7º Día, en colegios y universidades adventistas y/o seculares.
10) Debía practicarse la reforma Pro Salud en sus pacientes, alumnos y cuerpo docente, publicar las verdades distintivas adventistas y mantener estos lineamientos sin cambiarlos por métodos mundanos o seculares.

Entre otras características, éstas eran las indicaciones que la Hna White había recibido del cielo: “El Señor nos ha indicado repetidamente que debemos trabajar en las ciudades desde puestos de avanzada ubicados fuera de ellas. En esas ciudades debemos tener casas de culto, como monumentos de Dios, pero las instituciones destinadas a la publicación de la verdad, a la curación de los enfermos y a la preparación de los obreros deben establecerse fuera de las ciudades. Es  especialmente importante que nuestra juventud sea protegida de las tentaciones de la vida en la ciudad.” 2MS 411.1

Podemos encontrar muchos consejos de la mensajera del Señor como éstos: “Salid de las ciudades tan pronto como sea posible, y adquirid una porción de tierra donde podáis tener un huerto, donde vuestros hijos puedan ver crecer las flores y aprender de ellas lecciones de sencillez y pureza” .-2MS 409 (1903).
“Mi mensaje en este tiempo es: Salid de las ciudades. Tened la seguridad de que la instrucción para nuestro pueblo es de radicarse a kilómetros de distancia de las grandes ciudades. Una mirada al San Francisco de hoy hablaría a vuestras
mentes inteligentes, mostrándoos la necesidad de salir de las ciudades...El Señor llama a su pueblo a establecerse lejos de las ciudades, porque en una hora como la que no pensamos, lloverán del cielo fuego y azufre sobre ellas. Su castigo será proporcional a sus pecados.

Cuando una ciudad es destruida, que nuestro pueblo no considere este asunto como algo sin importancia, ni piense que pueden edificarse casas en esa misma ciudad, si se les ofrece una oportunidad favorable... Todos los que quieran comprender el significado de estas cosas, lean el capítulo 11 de Apocalipsis. Lean cada versículo, y entérense de las cosas que aún van a ocurrir en las ciudades. Lean también las escenas descritas en el capítulo 18 del mismo libro”. MR 1518 (Mayo 10, 1906).
“Los padres y las madres que poseen un pedazo de tierra y un hogar cómodo son reyes y reinas”. HAd 125 (1894).

“No es la voluntad de Dios que las familias de su pueblo se establezcan en las ciudades, donde hay perturbaciones y confusión constantes. Hay que evitar esto para sus hijos, porque todo el sistema está corrompido por el el apresuramiento, la prisa y el ruido”. 2MS 410 (1902)…
“El Señor quiere que las familias de su pueblo se trasladen al campo donde puedan establecer sus casas, y cultivar sus propias frutas y verduras, y donde sus hijos puedan estar en contacto directo con las obras de Dios manifestadas en la naturaleza. Llevad a vuestras familias lejos de las ciudades, es mi mensaje”.
2MS 410 (1902).

“Una y otra vez el Señor ha instruido a los miembros de su pueblo a que saquen sus familias de las ciudades y las lleven al campo, donde puedan cultivar sus propias provisiones, porque en el futuro el problema de comprar y de vender será muy serio. Ahora deberíamos prestar atención a la instrucción que se nos ha dado vez tras vez: Salid de las ciudades e id a los distritos rurales, donde las casas no están apiñadas unas al lado de otras, y donde estaréis libres de la interferencia de los enemigos”. 2MS 161 (1904).
A nuestros amados hermanos en la fe adventista: este Ministerio Laico Adventista cree profundamente que esta luz del cielo para la última generación de cristianos antes de la 2º venida del Señor es un llamado urgente a que replanteemos nuestras prioridades materiales, proyectos y trabajos; nuestra gran necesidad dentro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día es la unidad. No hay una sola alma que podamos pasar por alto. El Señor nos llama a ti, que lees y a nosotros todos a unificarnos en armonía con la verdad bíblica.

Debemos levantar Puestos de Avanzada allí donde sea posible, y seguir la voluntad de Dios por fe, para ello debemos primero buscar fervorosamente al Dios del cielo por misericordia, luz y fuerza, porque esta obra siempre fue atacada por el enemigo de las almas, pero muy Fiel es aquel que lo prometió y si antes llegó a ser una realidad, hoy, actualmente, es una URGENCIA, que ningún hijo e hija de Dios debe pasar por alto, y pedir al Eterno en oración que nos ayude a perder nuestro vínculo afectivo con nuestras posesiones materiales, para tener una correcta comprensión del tiempo en que vivimos, y que queda muy pocos años para realizar esta tarea de prepararnos a la imagen de Cristo y con rostros iluminados ir a predicar a las ciudades.

Comunícate con nosotros y formemos una red mundial de Adventistas en Puestos de Avanzada. Estas invitado/a ser parte de los Adventistas en Puestos de Avanzada!!