¡Bienvenidos a la Radio

MENSAJE ADVENTISTA!

Radio Mensaje Adventista surge en febrero de 2019.

Como adventistas del 7º día sabemos que pronto sucederán eventos portentosos que nos harán levantar nuestra mirada al cielo, aunque también podemos haber sentido que estos eventos no sucederían en el futuro próximo, tal vez no en nuestros tiempos, y que hemos tenido otros asuntos que nos han preocupado grandemente. O, tal vez hemos sobreestimado las predicciones relacionadas con el tiempo del zarandeo y por lo tanto hemos fallado en observar que habrá una enorme convulsión en el Adventismo antes que sucedan los eventos finales.
Sin embargo, lo admitamos o no, las circunstancias en el mundo y en la iglesia se están combinando para llamar nuestra atención. ¿Cuál es el significado de los eventos actuales? Ellen White predijo que la gran apostasía traería, entre otras cosas, cambios en nuestra teología, cambios en nuestra adoración, y un gran falso reavivamiento en el cual el poder de Satanás será tomado como si fuese el trabajo del Espíritu Santo. Multitudes, advirtió ella, incluyendo algunos de nuestros más prominentes líderes, caerían en el engaño y eventualmente abandonarán la iglesia.
¿Podría esta catástrofe sucedernos a nosotros? Si.

¿Tiene que sucedernos a nosotros? No. No si escuchamos los consejos que tan amorosamente nuestro Señor nos ha providenciado.

Esta radio tiene la misión de ser una voz adventista que entiende que los Atalayas del Señor deben dar un sonido certero a la trompeta para advertir que el Enemigo de las almas se está acercando al Campamento de Jehová. Jer. 6: 16-19.

Rogamos al Altísimo que tenga misericordia de su Pueblo y mande más obreros a su mies, porque la mies es mucha y pocos los obreros. Mateo 9: 36-38

Es nuestra oración y súplica al Eterno que la prédica de estos siervos de Dios, con sus mensajes de Verdad Presente y las alabanzas y canciones aquí seleccionadas sean de edificación espiritual para nuestra alma cansada de peregrinar por este mundo oscuro y de tinieblas y que pronto podamos ver a nuestro Señor y Dios Jesucristo, viniendo en las nubes de los cielos a buscar a su preciosa iglesia que ha esperado su regreso durante todas las edades, desde el justo Abel hasta el último santo de esta generación.